92 Elementos

Ordenar por

El Real Alcázar de Sevilla es un palacio fortificado. Alberga zonas construidas en diferentes etapas históricas. El palacio original se edificó en la Alta Edad Media. Se conservan algunos vestigios de arte islámico y, de la etapa posterior a la conquista castellana, un espacio palaciego mudéjar y otro de estilo gótico. En reformas posteriores se añadieron elementos renacentistas, manieristas1 y barrocos.2 Muralla exterior y puerta del León. Es la residencia de los miembros de la Familia Real Española cuando visitan Sevilla.3 Esto hace que sea el palacio real en uso más antiguo de Europa.4 La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad, junto a la catedral de Sevilla y al Archivo de Indias, en el año 1987.5

Itálica es una antigua ciudad romana situada en el actual término municipal de Santiponce (Sevilla), en la comunidad autónoma de Andalucía, España. La ciudad romana fue fundada en el año 206 a.C., en un hábitat indígena de la Turdetania que se remonta al menos al siglo IV a.C. Dentro de su término hay yacimientos e indicios de su ocupación muy anterior, entre ellos argáricos y griegos.1 Durante la etapa republicana fue una ciudad importante, y mucho más en la época imperial, aun cuando nunca fue capital de provincia ni de convento jurídico. A pesar de la creencia general de que fue abandonada hacia el siglo IV, lo cierto es que solo se abandonó la ampliación adrianea, replegándose la ciudad hacia algo más de su extensión primitiva, bajo el actual casco de Santiponce, donde continuó una vida de cierto prestigio en el Bajo Imperio y la época visigoda. Son numerosos los restos de esta época, y consta que sus murallas fueron restauradas por Leovigildo en el año 583 (J.Bicl., Chron. ad. an. 583),2 en el marco de sus luchas contra Hermenegildo. Otra buena muestra de esta pervivencia y prestigio, al menos hasta el final del siglo VII, es la presencia de obispos […]

La ubicación costera de Huelva y sus características físicas posibilitaron el establecimiento y desarrollo de importantes culturas de origen autóctono y extranjero. En la Edad Antigua, el mar sirvió como salida de los recursos de la mina a través de Huelva lo que supuso un atractivo para la instalación en sus tierras de las siguientes civilizaciones: fenicios, griegos, Tartessos, púnicos y romanos. En la Edades Media y Moderna, la ciudad cede su florecimiento a la vecina de Saltés, ocupando nuevamente un espacio privilegiado de salida al mar. Con el auge de los conocimientos marinos encabezados por los marineros de la provincia en la Modernidad, la capital se erige, por sus lazos con el mar, en protagonista de la gesta del descubrimiento de América en 1492. La Edad Contemporánea viene marcada por la venta de las Minas de Riotinto a los ingleses, lo que supone un nuevo modo de colonización económica y cultural en la época victoriana. La actual configuración de la ciudad viene marcada por el hecho de la presencia inglesa a finales del siglo XIX. Por estos argumentos Huelva es y será…. “La Puerta del Atlántico”.

Pueblo perteneciente a la Tierra Llana, situado en las cercaní­as de la capital y a orillas del Rí­o Tinto. Ligada al Descubrimiento, ya que en el Convento de Santa Clara pronunció Colón su juramento, es una población cargada de historia como lo prueban los numerosos monumentos que contiene, como son el Convento de S. Francisco, la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada y la Ermita de la Virgen de Montemayor. Aquí­ nació el Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, pudiendo visitar su Casa natal y su Museo. A su término pertenece Mazagón, población convertida en centro turí­stico gracias a sus magní­ficas playas y a su clima. Cuenta también en su término con los espacios protegidos de la Laguna de El Asperillo, la de Abalorio y la de Las Madres, incluidas en el Paraje Natural de las Lagunas de Palos y Las Madres.

Pueblo perteneciente a la comarca del Condado y situado en pleno corazón de la comarca en fértiles terrenos dedicados a la agricultura de cereales, olivos y viñedos. Los monumentos más interesantes que posee son la Ermita de la Santí­sima Virgen del Socorro y la Iglesia Parroquial de S. Bartolomé.