6 Elementos

Ordenar por

La ubicación costera de Huelva y sus características físicas posibilitaron el establecimiento y desarrollo de importantes culturas de origen autóctono y extranjero. En la Edad Antigua, el mar sirvió como salida de los recursos de la mina a través de Huelva lo que supuso un atractivo para la instalación en sus tierras de las siguientes civilizaciones: fenicios, griegos, Tartessos, púnicos y romanos. En la Edades Media y Moderna, la ciudad cede su florecimiento a la vecina de Saltés, ocupando nuevamente un espacio privilegiado de salida al mar. Con el auge de los conocimientos marinos encabezados por los marineros de la provincia en la Modernidad, la capital se erige, por sus lazos con el mar, en protagonista de la gesta del descubrimiento de América en 1492. La Edad Contemporánea viene marcada por la venta de las Minas de Riotinto a los ingleses, lo que supone un nuevo modo de colonización económica y cultural en la época victoriana. La actual configuración de la ciudad viene marcada por el hecho de la presencia inglesa a finales del siglo XIX. Por estos argumentos Huelva es y será…. “La Puerta del Atlántico”.

Pueblo perteneciente a la Tierra Llana, situado en las cercaní­as de la capital y a orillas del Rí­o Tinto. Ligada al Descubrimiento, ya que en el Convento de Santa Clara pronunció Colón su juramento, es una población cargada de historia como lo prueban los numerosos monumentos que contiene, como son el Convento de S. Francisco, la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada y la Ermita de la Virgen de Montemayor. Aquí­ nació el Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, pudiendo visitar su Casa natal y su Museo. A su término pertenece Mazagón, población convertida en centro turí­stico gracias a sus magní­ficas playas y a su clima. Cuenta también en su término con los espacios protegidos de la Laguna de El Asperillo, la de Abalorio y la de Las Madres, incluidas en el Paraje Natural de las Lagunas de Palos y Las Madres.

Pueblo perteneciente a la comarca del Condado y situado en pleno corazón de la comarca en fértiles terrenos dedicados a la agricultura de cereales, olivos y viñedos. Los monumentos más interesantes que posee son la Ermita de la Santí­sima Virgen del Socorro y la Iglesia Parroquial de S. Bartolomé.

Población situada en las proximidades de la capital a orillas del Odiel, convertida en un centro turí­stico importante gracias aus maravillosas playas de arena fina y dorada. Cuenta con una oferta turí­stica de calidad que atrae todos los años multitud de visitantes. Dentro de su término se encuentran el Paraje Natural de las Marismas del Odiel y el Paraje Natural de los Enebrales de Punta Umbría, dos espacios naturales de gran interés ecológico.

En 1492, los marineros de las villas cercanas a la confluencia del Tinto-Odiel habían acumulado una gran experiencia en la navegación atlántica. Pescadores y comerciantes de la zona llevaban años rivalizando con los portugueses, siguiendo las rutas que los lusitanos abrían en la fachada oceánica africana. La participación y trascendencia de la marinería local en el descubrimiento de América va mucho más allá que la de haber sido meros acompañantes del navegante genovés en su primer viaje. La Rábida, paraje que acoge el monasterio enclavado en el término municipal de Palos de la Frontera, supone el epicentro no solo del primer viaje colombino, sino de toda la empresa del descubrimiento. En este cenobio franciscano Colón halló refugio personal y apoyo para su proyecto revolucionario. Dos monjes, fray Juan Pérez y fray Antonio de Marchena, fueron fundamentales para sus intereses, intercediendo ante la corona y buscando apoyos para el viaje entre los marinos locales. De estos últimos, destaca Martín Alonso Pinzón, rico armador y marinero de gran prestigio en la zona, que desechó los barcos inicialmente confiscados por Colón, financió una parte importante de la empresa y convenció a los mejores marineros para que se enrolasen en el viaje. También es […]

Pueblo minero de origen antiguo pero de construcción moderna ya que la actual población fue levantada por la Compañí­a Minera a principios de siglo para aprovechar la riqueza que habí­a en el subsuelo de la anterior. Su estructura urbana responde a un modelo racional, cuyo mayor exponente es el barrio de Bellavista, ejemplo de edificación colonial de origen inglés que albergaba al staff de la compañí­a. En su paisaje, telúrico y misterioso, destacan las explotaciones mineras, hoy abandonadas y usadas para disfrute turístico. Algunas como Corta Atalaya son de una gran espectacularidad. Actualmente cuenta con una iniciativa muy interesante: el Tren Minero, que recorre la ruta que seguí­a el mineral.